Señales finales: 3 huracanes después del Gran Eclipse, megaterremoto de 8,2° y llamaradas solares indican el cumplimiento de tiempos proféticos

Durante los últimos días hemos vivido distintos fenómenos naturales severos que han despertado primero el interés y ahora la preocupación de millones de personas.







Primero ocurrió el esperado eclipse solar del pasado 21 de agosto, y esta semana tenemos el paso de no uno ni dos, sino tres huracanes en el Atlántico que ya han devastado lugares como Barbuda. Ahora, el huracán Irma está a punto de tocar Florida mientras que Katia estará entrando en territorio mexicano este fin de semana.

Recordando también que este miércoles pasado el sol lanzó una mega llamarada solar, el bombazo solar de clase X.9, la mayor lanzada en los últimos 14 años y apuntando casi directamente a nuestro planeta.

Poco tiempo después del paso del Huracán Harvey sobre el sur de Estados Unidos, el Huracán Irma, alcanza el Caribe y se encuentra ingresando a la Florida, pudiendo incluso llegar hasta su capital Washington.







La expectativa de gran destrucción ha generado mucha aprehensión, ya que la tormenta tiene el tamaño aproximado de Francia, siendo el mayor ya registrado en la historia del Océano Atlántico, indicó Gospel Prime.

Al llegar a las islas caribeñas ya hizo un gran daño, con vientos de más de 295 km / hora. Las autoridades de Antigua y Barbuda emitieron un comunicado pidiendo que las personas se quedaran en casa, terminando con una declaración inusual: “Que Dios nos proteja” y generando un daño del 90% en todas las construcciones de la ciudad.

Uno de los últimos reportajes es que Irma ha arrasado con el 90% de los edificios de la isla de San Martín, ubicada en el mar Caribe, sometida bajo aproximadamente 240 km al este de la isla de Puerto Rico.

 

El pastor Rick Joyner, fundador y director del ministerio Morning Star, es uno de los mayores proponentes de las ideas de una generación de “superprofetas y restauradores de los tiempos finales“.

Él cree que casi siempre los acontecimientos catastróficos son una manera de traer el juicio de Dios sobre la Tierra. Así ocurrió con el terremoto que asoló Japón en 2012.

Y en esta semana, fue al programa del pastor Jim Bakker, en la televisión estadounidense, para hablar sobre señales del fin y declaró que el huracán Harvey sí fue parte del juicio de Dios sobre la ciudad de Houston.

Bakker y Joyner recuerdan la persecución que los pastores de esa ciudad sufrieron por predicar contra la homosexualidad.







Para el profeta Joyner asegura que esos huracanes no tienen nada que ver con el cambio climático, pues “el verdadero problema con el clima y todo lo demás en este mundo tiene que ver con el pecado y la maldad. La tierra toda clama a causa del derramamiento de sangre inocente. Esto hace más mal que el desalojo de CO² o cualquier cosa así.

Por si fuera poco, la noche del siete de septiembre, un terremoto de 8.2, el más fuerte en 100 años, con epicentro en la costa del Pacífico mexicano, al sur del estado de Chiapas, sacudió medio México, Guatemala y hasta Honduras, causando decenas de muertos, cientos de heridos y edificios dañados en varios poblados de Oaxaca y Chiapas.




A pesar de que existen claras explicaciones científicas para cada uno de los fenómenos naturales que se han presentado, algunos usuarios en redes comenzaron a compartir un versículo de la Biblia con el que han relacionado estos fenómenos naturales.

Dentro del libro de Lucas 21, en los versículos 25 y 26, se lee: “Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra la angustia se apoderará de la gente, asustados por el bramido del mar y de las olas; los hombres morirán de miedo ante esta conmoción del universo, pues las fuerzas del cielo se estremecerán con violencia.”

Esto es vinculado porque el eclipse fue el día 21, mientras que el huracán Harvey llegó a Texas el día 25, inundando todo para el día 26.







Ante esto, varios internautas señalan que los tres nuevos huracanes son señales de lo que consideran poder divino y que, siempre con la versión del apóstol San Lucas y la Biblia católica, “se acerca la liberación”, porque “el Hijo del hombre vendrá en una nube con gran poder y gloria”, comparándolo así a la nueva venida del Señor.

El fuerte sismo que afectó México la noche del jueves sumó más reacciones de la comunidad religiosa.

Para la comunidad científica, por supuesto y como siempre, desprecian las señales de los tiempos y estos fenómenos son naturales y no son causa ni señales del fin del mundo.




Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*