Misioneros extremos, cuentan como llevan el Amor de Cristo y el mensaje de Salvación hasta Mongolia

Viajaron desde Rusia hasta Mongolia para compartir el mensaje de salvación y vida eterna a lugares donde la palabra de Dios no ha llegado y nunca oyeron del Todopoderoso.




A pesar de las diversas dificultades y adversarios presentados, muchos se están convirtiendo al cristianismo y quieren seguir sus pasos.

El llamado misionero hace que su corazón se quebrante y los motive a “Predicar el evangelio a toda criatura”; 46 cristianos rusos unen esfuerzos para evangelizar en cuatro provincias de Mongolia.

“A veces pensamos que la gente de todo el mundo sabe de Jesús, pero hay lugares como este que no han sido tocados por el evangelio y por eso estamos aquí, cambiando una vida a la vez”, dice Pavel Cherenkov, pastor ruso que dirige la misión.




Poco tiempo después de la caída del comunismo, solo quedaron diez cristianos en todo el país, en la actualidad hay aproximadamente 60.000 creyentes esparcidos por esta amplia nación, esta es la motivación de Cherenkov quien cada vez que viaja a Mongolia, trae a jóvenes cristianos rusos capacitados y equipados para servir como posibles misioneros y evangelistas.




Un total de 10 mil jóvenes mongoles escucharon del evangelio, varios de ellos por vez primera.”Muchos mongoles no creen en Jesús, y antes de llegar al campamento, también pensé que no necesitaba saber nada de Él, pero ahora mi corazón ha cambiado y he aprendido mucho más sobre el cristianismo” afirma Khalium Myagmardorj; participante.

“Son futuros pastores, futuros plantadores de iglesias y posiblemente futuros líderes de este país. Si Dios quiere, ellos llevarán el evangelio en sus corazones e impactarán su nación para Cristo”. comenta Natasha Greschenko, una de las organizadoras del campamento  que ha predicado a varios mongoles y se han convertido al cristianismo, este es su décimo viaje.

El pastor mongol, Anhaa Zaya, comenta que desde hace varios años se viene evangelizando con los hermanos rusos, cambiando las corazones y mentes de muchos habitantes. Mientras el pastor Pavel Cherenkov finaliza diciendo lo siguiente “El corazón de mi Señor Jesucristo es para los perdidos y heridos, quiero tener el mismo corazón”.

Fuente: CBN




Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*