Nigeria: 82 niñas cristianas fueron liberadas, pero más de 100 continúan secuestradas por el grupo terrorista islámico Boko Haram

La pesadilla ha concluido para 82 jóvenes que hace algo más de tres años fueron secuestradas por Boko Haram, el grupo terrorista islámico que mantiene una guerra abierta con el gobierno de Nigeria.







Este 7 de mayo el presidente nigeriano Muhammaddu Buhari se reunió con las familias, un día después del reencuentro tras una liberación negociada. A cambio de las jóvenes, el gobierno nigeriano ha liberado a varios miembros de Boko Haram.

Oficialmente no se sabe cuántos combatientes han sido intercambiados por las niñas. Otro centenar de ellas continúan en paradero desconocido, en manos del grupo terrorista.

TRES AÑOS DE SUFRIMIENTO

El secuestro se produjo el pasado abril de 2014 en una de las incursiones de Boko Haram en Chibok, una ciudad de mayoría cristiana, concluyó con el secuestro de 276 chicas, que estaban entonces en el colegio.

La situación se produjo en un momento de tremenda tensión por los continuos ataques de las milicias de Boko Haram en varios puntos del país.

El suceso, sin embargo, ganó una gran repercusión mediática gracias a las redes sociales, donde se difundió bajo la etiqueta #BringBackOurGirls, a la que se sumaron políticos, figuras del cine o la música, así como todo tipo de asociaciones y entidades de todo el mundo.

Michael Obama, ex primera dama de Estados Unidos pidiendo la liberación de las niñas secuestradas







En estos tres años, la lucha por recuperar a las niñas secuestradas ha estada marcada por altibajos, promesas incumplidas por las autoridades y una sensación de dejadez que las familias no dejaron de denunciar.

Este intercambio cambia la tendencia, ya que indica la posibilidad de que todas puedan llegar a ser libres. Desde el secuestro, unas 60 chicas habían conseguido escapar, y en octubre de 2016 se anunció la liberación de otras 21.

MÁS DE CIEN SIGUEN RETENIDAS

El presidente Buhari se ha comprometido a seguir trabajando por la libertad de las niñas restantes. “Permítanme tranquilizar a los nigerianos, especialmente a los familiares y amigos de las chicas restantes, de que el Gobierno Federal no escatimará esfuerzos para que ellos y todos los otros nigerianos que han sido secuestrados recuperen su libertad”, dijo el presidente.

“En nombre de todos los nigerianos, me gustaría compartir mi alegría con ustedes, sus padres, sus familiares, amigos y el Gobierno del Estado de Borno por recuperar su libertad”, añadió. En declaraciones a International Christian Concern, un pastor de Chibok mostró su alegría.

“Dios está respondiendo a las oraciones de su pueblo”, dijo el pastor Filibus Madu, presidente del Consejo Local de Chibok de la Asociación Cristiana de Nigeria. “Agradecemos a Dios por las oraciones contestadas.

La tierra entera de Kibaki (Chibok) y los padres están felices con esta liberación. Estamos orando para que el resto de las chicas sean liberadas”, expresó.

Se calcula que el 95 por ciento de las niñas eran cristianas cuando fueron capturadas. En vídeos realizados por Boko Haram se pudo ver como eran obligadas a vestir el hiyab, y muchas de ellas fueron forzadas a contraer matrimonio con militantes.

“Ningún ser humano debe pasar por este tipo de dificultad”, dijo Buhari durante la reunión. “Las agencias de seguridad y los gobiernos estatales deben seguir brindando protección especial a instituciones educativas vulnerables a este tipo de ultraje, especialmente en áreas remotas”.

Buhari les dijo a las chicas que “supervisaría personalmente el desempeño de aquellos a quienes se les confió su bienestar y los compromisos asumidos por el Gobierno Federal sobre su salud, educación, seguridad y bienestar general”.

Aisha Yesufu, que ha hecho campaña por la liberación de las niñas como miembro del grupo de apoyo de las comunidades del #BringBackOurGirls, dijo a Al Jazeera que las niñas liberadas necesitan rehabilitación y consejería para superar los traumas.




MILES DE SECUESTRADOS

Aunque el caso de las niñas ganó mucha atención internacional, se calcula que en los años siguientes Boko Haram ha secuestrado a cientos de menores.

Muchos de ellos han sido usados como atacantes suicidas, mientras otros son esclavizados al servicio del grupo terrorista.

Boko Haram ha matado entre 20.000 y 25.000 personas desde 2009, según estimaciones oficiales, y ha forzado el desplazamiento de unos 2,6 millones de personas, creando una crisis humanitaria multifacética en la región que ha sido calificada como la más grave del mundo.




Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*