Como el evangelista Yiye Avila oró y perdono al asesino de su hija. (Video)

José Joaquín Ávila Portalatín, conocido como Yiye Ávila, nació en el barrio Camuy Alto, en la ciudad de Camuy, en plena isla de Puerto Rico, en 1925, inicio sus estudios de premédica con intenciones de dedicarse a la medicina, pero optó por la enseñanza y fue maestro de química y biología por más de 22 años.




Ávila, contrajo matrimonio con Carmen Delia Talavera, de cuya unión nacieron sus tres hijas: Noemí, Doris y Carmen Ilia. Todas ellas llenas de amor obsequiaron a sus padres 9 hermosos nietos.

Fue un destacado Educador por espacio de 21 Años en las materias de Química y Biología. Como maestro, poseía un hermoso don y siempre le habían adornado unas virtudes que le ganaban el cariño y la simpatía de cuantos le trataban. Dios lo había dotado desde entonces, aún sin ser convertido al Evangelio, de una gracia que más adelante, en las manos del Señor, llevaría bendición a cuantos le conociesen.

Antes de ser evangelista, Ávila se destacó como deportista, jugando como pelotero en la AA con el equipo de Camuy Arenas. Además, compitió como fisiculturista y en 1952 obtuvo el título de Mr. Puerto Rico. En 1954, alcanzó el título de Mr. Norteamérica en su categoría.




Todo era triunfos para Yiye Ávila en la plenitud de su juventud, hasta que de pronto, apareció algo que cambió el curso de Su vida. Dios tenía planes con ese hombre, que por sus triunfos deportivos se convirtió en héroe de su tierra. Su secuela de éxitos tuvo un repentino “revés”. Un “revés” que reflejaba los planes y propósitos de Dios para entrar a su vida, y convertirlo en un canal de bendición para miles. Dios lo necesitaba para un campo mucho más excelente que transcendería hasta los cielos de los cielos; EL CAMPO DEL EVANGELISMO PROFÉTICO.

.Bajo el llamado audible de Dios, a predicar un mensaje profético de los últimos tiempos, serían días muy difíciles los que tendría que pasar el educador y ahora evangelista Yiye Ávila, en los comienzos de su ministerio. Fueron los campos de su bella isla Puerto Rico, los primeros que escucharon el mensaje que aún hoy predica (Voz original de Yiye), ¡ Cristo Viene, Cristo Viene arrepentíos porque el fin se acerca..! Mas tarde en el año 1962, le abre Dios, las puertas para que este mensaje lo lleve a la Rep. Dom. (Santo Domingo) extendiéndose al continente norte americano siendo la Ira. campaña celebrada en LanCaster, Pennsylvania y luego en el 1970, predicó en la gran ciudad de Chicago.




Pérdida de sus dos hijas

Pero en el  año 1989, el infierno ataco con furia la vida del hermano Avila, su hija más pequeña, Carmen Ilia Ávila, fue asesinada salvajemente por su esposo.

Luego, a 20 años de aquel fatídico episodio, en el 2009, Ávila volvió a perder otra de sus hijas, la pastora Iris Noemí Ávila Talavera, quien murió en accidente vehicular en Venezuela.

Este es el testimonio de un hombre, que a pesar de haber vivido dolores y traumas, no dejo de confiar en nuestro amado Padre celestial, ni en sus planes.

Te invitamos a que escuches uno de los testimonio más impactantes de Fidelidad de Dios en este siglo.

 




Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*